Opinión

APLICACIÓN DE PRACTICAS DE CONSERVACIÓN DE SUELOS EN ENTRE RÍOS

Implementación de terrazas para conducción de excedentes hídricos

La conservación del ambiente agropecuario consiste en el manejo integral del sistema productivo, previniendo o mitigando los problemas de degradación de sus recursos naturales. Las características naturales de la provincia de Entre Ríos, con su topografía ondulada, pendientes pronunciadas de 1 a 4 % y con suelos de muy baja capacidad de infiltración, las características de las precipitaciones, que concentra más del 70% en el semestre octubre-marzo, predisponen a gran parte de la superficie provincial a procesos de degradación de suelos, especialmente por erosión hídrica (Beney et al 1976, Scotta 1995, Oszust et al 2020).

El 57% de la provincia de Entre Ríos es susceptible a la erosión en algún grado, esto significa que 4.452.884 ha pueden erosionarse (Sasal et al., 2015). La erosión hídrica se genera por el escurrimiento causado por el exceso de agua de lluvia que no ingresa al suelo, que provoca en las pendientes suaves erosión laminar y encharcamiento (zonas de barreros) cuando queda en superficie el horizonte subsuperficial arcilloso, y en las pendientes más pronunciadas surcos y cárcavas. A su vez, el uso y manejo son factores determinantes en el escurrimiento del agua y la pérdida de suelos (Sasal et al., 2010). Está demostrado el impacto socio-económico y ambiental de magnitud regional que genera la erosión hídrica. Como ejemplos podemos citar la pérdida de productividad en maíz, trigo, girasol y soja (Scotta et al 1991; Scotta y Garciarena, 1996; Paparotti et al 1997; Scotta y Gvozdenovich 2012, Gvozdenovich et al 2015), la colmatación de arroyos, el impedimento de uso de vías navegables comerciales y puertos, la interrupción de vías de transporte terrestre y la contaminación de ambientes acuáticos (Ronco et al 2016).

A partir de la visualización del problema de la erosión hídrica y a las investigaciones y desarrollos tecnológicos realizados por el INTA, el Gobierno de la Provincia, la Universidad Nacional de Entre Ríos y profesionales colegiados, en 1989 se sancionó la Ley Provincial de Conservación y Manejo de Suelos Nº 8318/89. Esta ley instrumentada y actualmente vigente a través de la Ley 10.650/19, es una característica distintiva de Entre Ríos, de interés público y sujeto a uso y manejo conservacionista de los suelos de la Provincia que por sus condiciones naturales y por acción antrópica manifiesten síntomas o susceptibilidad de degradación. Se incluye en el concepto de degradación a los efectos provocados por: erosión, agotamiento, deterioro físico, alcalinidad, acidificación, salinidad y el drenaje inadecuado. Se sucedieron varias resoluciones para incluir la sistematización con terrazas y canales colectores, los canales de drenaje, la siembra directa como práctica de experimentación, la implantación de praderas puras o consociadas, rotación de cultivos y el manejo racional del bosque nativo como prácticas de conservación de suelos. La Ley también prevé el acceso a estímulos a todos aquellos productores que posean título de propiedad en las áreas declaradas de conservación y manejo; y establece, de acuerdo a las prácticas de conservación que se implementen, una reducción diferencial en el valor del impuesto inmobiliario y en un tiempo de 2 a 5 años en prácticas semipermanentes y hasta 8 años para prácticas permanentes. En el año 2015, logra media sanción la incorporación del artículo 12 bis a la mencionada Ley, que considera una serie de acciones para la conservación de servicios ecosistémicos de forma integral (Zaccagnini et al., 2014).

La evaluación del impacto de la implementación de una práctica de conservación sobre el ambiente es compleja ya que deben contemplarse aspectos climáticos, edáficos, fisiográficos, hidrográficos y agroeconómicos (Plan Mapa de Suelos de Entre Ríos, 1984). A esto se suma que las decisiones de manejo, individuales de cada productor, se toman a una escala de tiempo y espacio mucho menor que la escala en la que se verificarán alteraciones mensurables en la capacidad productiva y en la calidad del ambiente. Sin embargo, en la provincia de Entre Ríos la sistematización de tierras con la implementación de terrazas para conducción de excedentes hídricos, resulta una práctica conservacionista adoptada por el sector agropecuario y reconocida por su valor en la sociedad.

Se define como terraza de evacuación o conducción de agua, a una obra hidráulica que consta de un canal por donde se transporta el agua excedente de un lote o porción del mismo. Dicha obra tiene como finalidad atenuar la degradación de suelos por erosión hídrica y se diseña y construye de manera transversal a la longitud de la pendiente del terreno para disminuir la longitud de la misma. Una terraza de evacuación está constituida por un montículo de tierra (lomo), ubicado en la parte inferior del terreno y un canal por el cual circula el agua. La función principal del lomo es constituir uno de los taludes del canal. Cada terraza confluye en un canal colector que tiene por función dirigir el agua excedente hacia la zona de descarga del lote o microcuenca. En este sentido, la sistematización de un lote o cuenca es el ordenamiento hidráulico del mismo mediante la utilización de terrazas y canales colectores (USDA 1969; Morgan 1997). En Entre Ríos, actualmente predominan terrazas con dos formas de lomo: las terrazas de lomo angosto, no cultivable o vegetado; y las terrazas de lomo ancho, cultivables o no vegetadas. El principal beneficio de este tipo de terrazas es el control de la erosión hídrica, sumado al control de la pérdida de fertilidad por arrastre de la capa superficial del suelo. Además, favorece el ingreso de agua al suelo, repercutiendo en un incremento de la productividad de los suelos. En campos afectados de manera severa por la erosión, la construcción de terrazas de desagüe es el primer paso para poder comenzar con el proceso de rehabilitación de esas tierras degradadas y su posterior incorporación a la producción de granos y forrajes.

Actualmente, la provincia de Entre Ríos cuenta con más del 36% del área agrícola sistematizada con terrazas de evacuación de excedentes hídricos, lo que representa aproximadamente 601.100 ha. La implementación de terrazas de evacuación, junto a la rotación de cultivos y la incorporación de cultivos de cobertura disminuyen la perdida de suelo en un 72 % (Pioto y Gvozdenovich 2018). En el Departamento Paraná, la Cuenca Arroyo Las Conchas tiene el 50 % de su superficie sistematizada en suelos con erosión actual severa y moderada, quedando gran parte de la superficie agrícola sin tecnologías de control de erosión. En Cuenca Arroyo La Ensenada, el 93% de su superficie es agrícola y solo el 25% se encuentra con tecnologías de control de erosión (Gvozdenovich et al 2016).  

Recientemente, se ha realizado una estimación del estado de la sistematización con terrazas en toda la provincia de Entre Ríos (Gvozdenovich et al., 2020). El 23% de los lotes sistematizados están sin problemas de erosión, el 67 % de los lotes presentan problemas como ausencia de canal colector con la consecuente formación de cárcavas en desagües, erosión en canales colectores, desborde y corte de terrazas y el 10% está en mal estado de conservación. Entre las causas principales de deterioro pueden mencionarse la formación de cárcavas en canales y numerosas terrazas cortadas (normalmente por falta de mantenimiento) y problemas de diseño con descarga de terrazas a lomas divisorias y sin descarga de terrazas a canales colectores.

La sistematización de tierras es una práctica de conservación de suelos y agua clave, la adecuada realización de la obra es central para garantizar su buen funcionamiento. Sin embargo, debe estar acompañada por otras buenas prácticas como la implementación de rotaciones, los cultivos de cobertura, la siembra directa, las enmiendas orgánicas e inorgánicas y otros elementos y prácticas que mejoren los servicios ecosistémicos que provee el agrosistema.

Se estima que en el futuro las presiones de uso del ambiente para aumentar la producción estarán exacerbadas por el cambio climático global, particularmente por el aumento en la frecuencia e intensidad de las precipitaciones. Estos nuevos desafíos requieren el apoyo del sistema académico, técnico y gubernamental. En este contexto, el INTA, las universidades y organismos de ciencia y tecnología deben aunar esfuerzos para reforzar planes de promoción de las prácticas de conservación de suelos y agua, garantizar su adecuado mantenimiento y funcionamiento y promover su inclusión en las agendas de decisión para lograr la continuidad del uso agrario con desarrollo de su potencial económico y cuidado ambiental.

Bibliografía

Beney, M.; Kakish, U.; Moresco, R.; Muñoz, E. y Nani, L. 1976. Algunas propiedades físicas de los suelos de Entre Ríos y su relación con la erosión. IDIA. Suplemento Nº 33:16-19.

Gvozdenovich, J.; Saluzzio, M.F. y Pioto A.C. 2020. Evaluación del estado de la sistematización con terrazas en Entre Rios. XXVII Congreso Argentino de la Ciencia del Suelo “Suelos: Desafíos para una producción y desarrollo sustentables”. En Prensa.

Gvozdenovich J.; Pioto A. y Barbagelata P. 2016. Adoption of terraces for controlling soil erosion in Entre Ríos. 7th World congress on conservation agriculture y 25 congreso AAPRESID.

Gvozdenovich, J. J.; Pioto, A. y Paparotti, O. 2015. Variación del rendimiento del cultivo de soja debido a la erosión hídrica en Entre Ríos. INTA EEA Paraná Serie Extensión Digital – Actualización Técnica Soja. Pp 45-49.

Morgan, R. P. C. 1997. Erosión y conservación del suelo. Silsoe College, Cranfield University. Ediciones Mundi-Prensa España. Pp 262.

Oszust, J.D.; Wilson, M.G.; Wingeyer, A.; Seehaus, M.; Sasal, M.C.; Gabioud, E. y N. Van Opstal (2020). Regimen de precipitaciones en el centro oeste de Entre Ríos. RCA Revista Científica Agropecuaria. En Revisión

Paparotti, O.; Scotta, E. y Berdini, W. 1997. Siembra directa y terrazas en suelos con pendientes. Serie Extensión INTA EEA Paraná IPG: Avances en siembra directa.

Pioto, A. y Gvozdenovich, J. 2018. Control de Erosión Hídrica con terrazas a nivel de cuenca en la Provincia de Entre Ríos. XXVI Congreso argentino de la ciencia del suelo: legado social de edición limitada. Tucumán.

Plan Mapa de Suelos, Convenio INTA‑Gobierno de Entre Ríos. (1984). Suelos y erosión de la provincia de Entre Ríos. Segunda Ed. Tomo I. Serie Relevamiento de Recursos Naturales Nº 1. INTA-EEA Paraná. Entre Ríos. 112 pp.

Ronco, A.E.; Marino, D.J.G.; Abelando, M.; Almada, P. & Apartin, C.D. 2016. Water quality of the main tributaries of the Paraná Basin: glyphosate and AMPA in surface water and bottom sediments. Environmental monitoring and assessment, 188(8), 1-13.

Sasal MC, Castiglioni MG, Wilson MG. 2010. Effect of crop sequences on soil properties and runoff on natural rainfall erosion plots under no tillage. Soil Till Res 108:24-29

Sasal, M.C.; Wilson, M.G.; Bedendo, D.J. y G. Schulz. 2015. Capítulo Provincia de Entre Ríos. En: El Deterioro del Suelo y del Ambiente en la Argentina (Casas, R. y G. Albarracín, eds.). PROSA, FECIC, INTA. 111-120. ISBN 978-950-9149-39-7.

Scotta, E; Gvozdenovich, J. 2012. Rendimiento de maíz con y sin terrazas en Gualeguaychú. Jornada de actualización técnica en sorgo, maíz y girasol. Oro Verde. Entre Ríos. ISBN 978-950698292-8.

Scotta, E. y Garciarena, N. 1996. Estimación de las perdidas por erosión hídrica y su valor económico en maíz. Serie de Extensión N° 11: 51-54 – INTA EEA Paraná.        

Scotta, E. 1995. Sistematización de tierras para control de erosión hídrica y agua superficial excedente. Manual metodológico simplificado (edición actualizada). ISSN 0325 – 8874. Serie Didáctica Nº 8 – Edición Actualizada.

Scotta, E. S.; Cogo, R. y Herrera, D. 1991. Rendimiento de soja con y sin terrazas. En jornada de información técnica para productores. INTA EEA Paraná. Pp 8-9.

USDA. 1969. Engineering Field Manual for Conservation practices. U.S. Department of Agriculture. Soil Conservation Service. Chapter 8. Terraces. Pp 5-16.

Zaccagnini, M.E.; Wilson, M.G. y J.D. Oszust (2014). Manual de buenas prácticas para la conservación del suelo, la biodiversidad y sus servicios ecosistémicos. Area piloto Aldea Santa María. 1ª. Edición. Buenos Aires. Programa Naciones Unidas para el Desarrollo – PNUD. Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación; INTA. Bs. As. 95 pp. ISBN 978-987-1560-55-4.